MUSICA Y CORAZONES

miércoles, 15 de enero de 2014

EL MALTRATO EN RESIDENCIAS DE ANCIANOS


MALTRATO A ANCIANOS: ANCIANOS INSTITUCIONALIZADOS

El maltrato al anciano. Que duda cabe que muchas veces las palabras además de definir realidades, también ocultan determinados comportamientos. Detrás del maltrato pueden existir un comportamiento del cual puede derivar conductas penales (intencionalidad y frecuencia) además de morales, pues lesionan los fundamentos éticos de las relaciones humanas, basadas en la confianza, ayuda y socorro.
Es un atentado a la vulneración de los derechos y dignidad de la persona, consecuencia de un abuso o desventaja de quien lo sufre.

El maltrato en algunas residencias es una acción REPETIDA y amparada en ese entorno de confianza que crea el centro. Produce en el anciano que lo sufre; daño o angustia en sus múltiples variantes: físico, psicológico, económico, farmacológico, negligencia, etc.
La actitud y trato dispensado por trabajadores, profesionales y cuidadores en el ámbito de algunas residencias, contribuye en ocasiones a provocar esa falta de respeto y abuso, estos comportamientos podían ser tipificados como negligencias o malos tratos
La NEGLIGENCIA institucional de estas residencias con los mayores, comienza con la omisión, descuido o falta de cuidados, dándose en mayor medida cuanto MÁS DEPENDIENTE es el anciano.

Es difícil su detección, pues algunas veces son los propios responsables y los profesionales sanitarios del centro, quienes la practican y tratan de ocultar estas negligencias: Escaras, moretones sin motivo, cortes, daños causados por caídas en baño, ducha, cama o silla de ruedas, infecciones continuas del aparato urinario, deshidratación, obstrucción del intestino, hipertermia, úlceras de cubito, cambio de medicación, sobre sedación no prescrita ( los famosos chutes), etc, etc. Si alguna de ellas se da, son claras pruebas que ese anciano con toda seguridad está sufriendo un MALTRATO INSTITUCIONAL por NEGLIGENCIA de la residencia.

Los responsables del centro, siempre NEGARÁN cualquier situación de desatención o abandono por su parte con el anciano. Recurrirán en sus exégesis a las respuestas más absurdas: “Su familiar es muy mayor, está enfermo” “cosas de la edad, es normal”, etc, etc. Tratando siempre de justificar que las caídas son accidentales, la deshidratación, la escara o las llagas por citar, son normales y consecuencia de la edad y NUNCA asumiendo su negligencia por la falta total de cuidados por parte del personal de la residencia, dada la responsabilidad que tienen.

Para finalizar podemos pues definir el maltrato como todo acto u omisión, que causa daño, vulnera o pone en peligro la integridad física, psíquica o económica, atenta contra la dignidad, autonomía y respeto de los derechos fundamentales del individuo, realizados de forma intencionada o por negligencia, sobre una persona mayor producidos dentro de una entorno de confianza y en la cual el agresor tiene una ventaja sobre el agredido debido a la edad, vulnerabilidad o dependencia.
 
Qui tacet consentire videturm

2 comentarios:

  1. Residencias Geriatros; Viveiro, Coruña, Canarias, son claros ejemplos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por su aportación, teníamos constancia de esa actuaciones de esta empresa.
    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2014/06/18/geriatrico-viveiro-pagara-35000-euros-anciano-escapo-fallecio/0003_201406G18P11993.htm
    En Coruña la residencia La Ciudad. En Canarias la residencia Los Olivos.

    ResponderEliminar